Temperamento del Schnauzer

En apariencia, el Schnauzer miniatura merece la popularidad de la cual goza. Es lo suficientemente grande como para ser realmente un perro, y lo suficientemente pequeño como para compartir su sillón. La mayoría de la gente selecciona esta raza por su total adaptabilidad a distintos ambientes. Es bueno por naturaleza, amable, inteligente, enérgico y, lo más importante, longevo.

 

El Schnauzer miniatura sólo se asemeja a un terrier en la planta y en el espíritu jugetón. Pero en todo lo demás, esta raza tiene una individualidad distinta de los demás miembros del Grupo de los Terrier.Tiene el mismo talento para jugetear como la mayoría de los terriers, pero son mucho más sensibles a los deseos de los propietarios , caracterizandose por tener una gran inteligencia.

 

El Schnauzer miniatura tiene gran resistencia física y, de hecho, no mostrará signos de enfermedad hasta que ésta esté avanzada.Son auténticos luchadores y nunca se dan por vencidos. La sensibilidad y la inteligencia del Schnauzer miniatura lo hacen ideal también, para el trabajo de obediencia, reforzada por el hecho de que les encanta complacer a sus dueños.

 

Su inteligencia la expresan de muchas maneras y la capacidad de aprendizaje de los Schnauzer miniatura es proverbial, y limitada solamente por la paciencia del profesor. Los Schnauzers, por regla general, aprenden rápidamente y con el tiempo se les puede enseñar cualquier cosa que un perro sea capaz de aprender. Los únicos requisitos son la firmeza, la repetición, la paciencia y, sobre todo, la amabilidad.

 

Con frecuencia es llamado "el perro con cerebro humano", pues sus facultades de razonamiento asombran. Reaccionan de una manera mucho más humana, y de una manera que los humanos pueden entender mejor. Los Schnauzers son, de hecho, completamente dependientes de la compañía humana y la comprensión de estos.

A pesar de que los Schnauzer miniatura son rápidos para adaptarse, les encanta la rutina. Como no es un perro celoso, estará encantado de compartir su entorno con otros, tanto con humanos como con otros perros, e incluso dar espacio al gato de la familia. Su devoción total es por lo general para una persona, tras lo cual incluye a la familia inmediatamente en diferentes grados de relación afectuosa.

 

Los Schnauzers parecen comprender a los niños, son infinitamente amables con ellos y les deleitará durante horas con sus payasadas inteligentes sin llegar a ser impacientes o intolerantes.

Los Schnauzer miniatura no son agresivos por naturaleza, como lo son algunos de sus primos terriers. Sin embargo, deben ser

"echaos pa'lante“. Una vez maduros, el Schnauzer tiene muy desarrollado el instinto territorial. Es un perro guardián ideal y defiende ladrando en lugar de mordiendo.

 

Hay una diferencia significativa entre ser rápidos para la defensa y rápidos para los ataques. Un buen Schauzer ladrará a cualquier persona que pueda parecer como una amenaza. A pesar de su audacia, el Schnauzer miniatura mostrará una bondad natural y el encanto con aquellos que se muestren como amigos.

 

Básicamente, la disposición del Schnauzer es dulce, cariñosa y leal, pero no es para nada servil o sensiblón. Aunque queriendo afecto, puede que se metan en medio de su periódico o poner la cabeza bajo el brazo con un movimiento de insistencia. Nunca se le ocurriría que usted pudiera estar demasiado ocupado para acariciarlo, pudiendo llegar a resultar empalagoso.

 

Los Schnauzers disfrutan del aire libre en todo tipo de clima. Se puede disfrutar con ellos  de largos paseos, pero es también una raza excelente para la vida de ciudad, pues necesitan una cantidad moderada de ejercicio. El Schnauzer se mantiene más feliz en interiores cuando se les proporciona una ventana o una puerta desde la que ver el mundo exterior.

 

El manto de pelo de alambre, característico de esta raza, pierde la mayor parte de su distinción y encanto, si no se mantienen en estado puro. El Triming es casi un requisito básico, y sólo aquellos que son conscientes de estas necesidades de peluquería deben ser considerados amantes de esta raza. Su manto está formado por una capa de cobertura de pelo áspero y duro, y una subcapa interior de lanilla más suave. La raíz del capilar de los Schnauzer es de mayor tamaño que el diámetro del poro, por lo que cuando un pelo muere, no cae, salvo que sea ayudado (por rozamiento con algún objeto, por engancharse en algún saliente o por extracción manual). El pelo que no se desprende, por el método que sea, obstruye el folículo, dificultando el desarrollo del nuevo pelo, incluso llegando a atrofiar el folículo e impedir el crecimiento de más pelo. Esta obstrucción puede provocar infecciones foliculares y dermatitis.


La buena salud y buen carácter siempre debe ser lo primero en la selección de un perro de compañía.